Archivo de la categoría: Sector forestal

¿CUÁNTO SABE SOBRE LOS BOSQUES DE CASTILLA Y LEÓN?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

En el Día Internacional de los Bosques se propone este test para evaluar cuánto sabemos sobre los bosques de Castilla y León.

1. La superficie de Castilla y León poblada por árboles en bosque cerrado o masas abiertas es del:
a. 10%
b. 30%
c. 50%

2. En Castilla y León las choperas de producción:
a. Son el 2% de la superficie arbolada y suponen el 9% del crecimiento de los bosques.
b. Son el 10% de la superficie arbolada y suponen el 20% del crecimiento de los bosques
c. Son el 15% de la superficie arbolada y suponen el 50% del crecimiento de los bosques

3. Las dos provincias castylesas con mayor superficie de pinares son:
a. Segovia y Soria
b. Segovia y Ávila
c. Burgos y León

4. Una ardilla puede recorrer el perímetro de Castilla y León prácticamente sin salir de Espacios Protegidos. ¿Cuál sería el salto más grande que tendría que dar?
a. 8,5 km
b. 16,8 km
c. 29,7 km

5. De un bosque se puede extraer de forma sostenible un volumen de madera equivalente a
a. El crecimiento anual del arbolado
b. 100 toneladas por hectárea siempre
c. No es sostenible extraer madera de un bosque

6. Una hectárea de pinar soriano absorbe en un año el CO2 que emite un coche medio en:
a. 300 km
b. 3.000 km
c. 30.000 km

7. Castilla y León tiene más superficie arbolada que:
a. Suecia
b. Suiza
c. Italia

8. Una hectárea de encinar crece anualmente el equivalente a la astilla que consume una instalación de calefacción de:
a. 50 kilovatios
b. 5 kilovatios
c. 0,50 kilovatios

9. Los pinares de Valsaín se cortan cuando los árboles tienen
a. 60-80 años
b. 100-120 años
c. 150-200 años

10. En el último decenio la superficie arbolada de Castilla y León:
a. Tiende a decrecer debido a los incendios
b. Permanece estable
c. Tiende a aumentar

Ver RESPUESTAS

Vídeo sobre el test elaborado por la Sección de Naturaleza de http://www.elperiodicodecastillayleon.com

 

Entrevista en Radio Universidad de Salamanca

LA RECUPERACIÓN DE LA INVERSIÓN FORESTAL DEBE SER PRIORITARIA EN EL PRESUPUESTO DE 2015

La Junta de Castilla y León es la encargada de gestionar directamente buena parte de los terrenos forestales de la región. En los últimos años las inversiones de la Junta en los montes a su cargo se han reducido prácticamente a cero, si se exceptúa el dinero destinado a los trabajos de las cuadrillas de lucha contra incendios, que también se ha reducido sustancialmente. El resto del dinero invertido en estos años procede de compromisos anteriores.

Se ha eliminado la inversión en creación, mejora y mantenimiento de caminos, cortafuegos, cerramientos ganaderos, depósitos de agua, pastizales y repoblaciones forestales. Las partidas para podas de arbolado, aclareos de regenerados arbóreos densos y otros tratamientos selvícolas se han limitado al presupuesto de las cuadrillas terrestres de lucha contra incendios.

Se ha eliminado la partida destinada a la planificación forestal, lo que ha supuesto literalmente diezmar el tejido empresarial que realizaba estos trabajos y compromete el sello de certificación PEFC de los montes de Castilla y León.

En estas condiciones los caminos y cortafuegos se van cerrando de vegetación, su firme se deteriora y, como no hay fondos para realizar pequeños trabajos de mantenimiento, los daños se agravan hasta dejar el camino inservible y el monte sin acceso, lo que reduce su valor para la caza y la ganadería y las posibilidades de acudir de forma eficaz y segura a combatir un incendio.

Limpiar un camino dos veces en diez años, cuando el matorral todavía es pequeño, cuesta la mitad que hacerlo una sola vez cuando el matorral se ha hecho grande. Las podas hay que hacerlas cuando los árboles son jóvenes y las ramas finas, si esperamos a que las ramas crezcan las podas serán mucho más caras y las heridas que se provocan a los árboles cicatrizarán peor.

Las lluvias, los incendios y el propio crecimiento de los montes no esperan y no son comprensivos con los ritmos políticos y presupuestarios. En el monte no hacer los trabajos a su debido tiempo implica una alta probabilidad de daños permanentes y la seguridad de tener que gastar más en el futuro.

El gasto en montes tiene un alto retorno para la administración, genera mucho empleo en las zonas rurales, incrementa tanto la producción de los montes como el valor de sus productos y tiene repercusiones directas sobre el paisaje y el medio ambiente.

Por todo ello la recuperación del presupuesto destinado al monte debe ser prioritaria en la elaboración de los presupuestos de Castilla y León para 2015.

NOTA INFORMATIVA SOBRE EL OPERATIVO AUTONÓMICO CONTRA INCENDIOS FORESTALES

Un operativo de emergencias debe poder hacer frente a las emergencias ordinarias que se produzcan, y a las extraordinarias que se produzcan con cierta frecuencia. No tendría sentido dimensionar las urgencias de Madrid en previsión de un 11-M, porque muy rara vez será necesario afrontar una catástrofe de esa envergadura.

En el caso de los incendios forestales de Castilla y León el operativo de cada provincia debe poder hacer frente a dos incendios medianos simultáneos con el apoyo de algún medio aéreo de ámbito regional.

El caso de los grandes incendios debe tratarse de forma distinta. Los grandes incendios forestales nunca se pueden acometer sólo con medios provinciales. En estos incendios deben tener un papel protagonista los equipos de especialistas muy preparados y muy rodados en la extinción, como pueden ser las BRIF y la UME. Estos medios de élite no pueden estar en todas las provincias, pero sí deben estar disponibles de forma ágil, como ya se ha conseguido con las BRIF y se debería lograr con la UME. Es más, aun habiendo recursos no sería deseable que existiera un gran número de equipos de élite, porque no sólo es importante que los equipos estén preparados, sino también que intervengan en muchos incendios para adquirir experiencia.

Entonces ¿actualmente el dispositivo de lucha contra incendios forestales de Castilla y León es suficiente? Actualmente no hay graves deficiencias en ninguna provincia en cuanto al número de medios de extinción durante la campaña de verano. El número de emergencias en las que interviene cada medio y sus tiempos de reacción siguen siendo aceptables. Pero fuera de la campaña de verano el número de medios es muy reducido, y cada vez es más difícil afrontar las emergencias, por otra parte escasas casi todos los años y en casi todas las provincias.

Donde sí hay mucho margen de mejora es en el sistema de prevención de incendios forestales. Los trabajos de limpieza de cortafuegos, mantenimiento de caminos y tratamientos selvícolas de prevención de incendios se han visto reducidos prácticamente a cero fuera de la campaña de verano, y eso ya se está notando en el estado de los montes. El modelo que se estaba aplicando antes de la crisis, consistente en cuadrillas terrestres que trabajaban todo el año realizando trabajos en el monte, mantenía los bosques en buenas condiciones, mejoraba la destreza de los miembros de las cuadrillas y su conocimiento del entorno, permitía disponer de medios para atacar un incendio en cualquier momento del año y suponía unas condiciones laborales mucho más estables que se traducían en una mayor profesionalización de los trabajadores. Actualmente estas cuadrillas trabajan prácticamente solo tres meses al año, siempre en verano.

Por ello la principal mejora que se puede acometer en el dispositivo contra incendios de Castilla y León es alargar el período de contratación de las cuadrillas terrestres para que trabajen todo el año en trabajos de prevención de incendios.

Con el coste de un kilómetro de AVE (21 millones) se puede alargar a los doce meses del año el período de trabajo de 48 de estas cuadrillas durante dos años. Durante esos dos años se mantendrían de forma directa 480 empleos en las zonas rurales de la región y se tratarían unas 5.000 hectáreas anuales de bosque. Por otra parte, al tratarse de unos contratos donde, a diferencia de otras obras públicas, no se gasta nada en materiales y muy poco en maquinaria, si la administración invirtiese 21 millones de euros en estas cuadrillas recuperaría de forma inmediata en torno al 80% de la inversión: casi 4 millones de IVA, más de 5 millones en cuotas de la seguridad social, 2 millones en IRPF y un ahorro en subsidios al desempleo que podría alcanzar los 5 millones de euros.

APAGAR INCENDIOS FORESTALES NO DEBE PAGAR IVA

 

Los incendios forestales son la emergencia de mayor impacto sobre el medio ambiente y sobre la seguridad de las zonas rurales españolas. En la actual coyuntura financiera las administraciones públicas han restringido también los presupuestos destinados a su prevención y extinción.

La mayor parte de los medios aéreos y terrestres que combaten los incendios forestales pertenecen a empresas públicas y privadas que facturan sus servicios a las administraciones. Todos estos contratos devengan un IVA del 21% que pagan las propias administraciones.

Esta situación implica que el 17% del presupuesto para la lucha contra incendios se va en pagar un IVA a la propia administración. Es decir, que sin subir un solo euro el presupuesto para la lucha contra incendios se podría mantener un 21% más de aviones, helicópteros y cuadrillas de extinción. Para ello bastaría con reducir el IVA a este tipo de servicios, que probablemente sean los más importantes que actualmente siguen sujetos a IVA.

Por ello se deberían adoptar dos medidas:

–         La exención de IVA para los servicios de extinción de incendios forestales.

–         La aplicación de un IVA reducido para las obras y servicios forestales de prevención de incendios forestales.

Estas medidas reducirán la superficie forestal quemada, incrementarán la oferta de empleo en las zonas rurales y permitirán mantener en un adecuado estado de conservación y limpieza una mayor superficie de bosque, todo ello a coste cero para las administraciones públicas.

PREOCUPANTE RETRASO EN LA CONTRATACIÓN DE LAS CUADRILLAS CONTRA INCENDIOS

Las cuadrillas terrestres son el elemento esencial del dispositivo de lucha contra los incendios forestales de Castilla y León. Estas cuadrillas realizan trabajos de limpieza y mantenimiento en los montes y en caso de incendio acuden a la extinción. Son medios más económicos que otro tipo de medios, como los aéreos, e insustituibles en tareas nocturnas o en trabajos de control y remate de perímetros de incendios.

Debido a las restricciones presupuestarias el número de cuadrillas y sobre todo el período por el que se contratan se han reducido sensiblemente. Hasta 2009 muchas de estas cuadrillas trabajaban hasta 11 meses al año en el monte, pero actualmente se contratan solo para los tres meses de verano, y los contratos han pasado de plurianuales a anuales. Como consecuencia cada año es necesario tramitar la licitación y adjudicación de los contratos de muchas cuadrillas.

A fecha de hoy es preocupante el reducido número de cuadrillas que ya han sido contratadas en Castilla y León para la campaña de incendios de 2014. De las más de cien cuadrillas que integran el dispositivo de incendios, hasta el 8 de mayo sólo se han publicado los anuncios de contratación de treinta y tres[1].

Es imprescindible que en el próximo mes y medio se agilice al máximo la contratación del resto de cuadrillas del dispositivo de lucha contra incendios forestales de 2014. De lo contrario muchas cuadrillas no empezarían a trabajar hasta bien entrado el mes de julio, lo que tendría consecuencias muy negativas:

–         La principal es que durante el primer mes de campaña en muchas provincias no habrá medios de extinción suficientes para hacer frente a un incendio mediano, lo que puede multiplicar la superficie quemada, los daños al medio y el riesgo para personas y bienes.

–         Como efecto secundario, pero importante para algunos de los responsables de solucionar el problema, los gastos de extinción de incendios se incrementarán, porque se tendrá que realizar el trabajo de las cuadrillas terrestres con medios mucho más caros, como los aéreos.

[1]Una sola cuadrilla en Palencia y Valladolid, dos en Burgos, tres en Soria, cuatro en Ávila y Salamanca, cinco en León, seis en Zamora y siete en Segovia. Los anuncios se publicaron en los BOCYL de fechas 14/10/2013, 17/10/2013, 11/12/2013, 16/1/2014, 26/3/2014 y 3/4/2014.

El 9 de mayo se publicaron los anuncios de licitación de 11 cuadrillas más.

EL PROGRAMA DE DESARROLLO RURAL DE CASTILLA Y LEÓN INVERTIRÁ EN MONTES UN 27% MENOS DE LO QUE RECOMIENDA EL MINISTERIO

Se está elaborando un nuevo Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) ha recomendado a las Comunidades Autónomas que destinen un 15% del presupuesto de los PDR regionales a medidas forestales. Paradójicamente, y según han informado las asociaciones del sector, la Junta de Castilla y León ha previsto reducir esa cifra hasta el 11%, lo que implica un recorte del 27%. Cuando Castilla y León se encuentra a la cabeza de las comunidades autónomas en todos los índices forestales debería ser precisamente al revés. Castilla y León debería destinar al sector forestal un porcentaje superior a la media del 15% que propone el Ministerio.

Los montes de Castilla y León son claves para los demás sectores del desarrollo rural, y en concreto:

– El actual proceso de lignificación de los ecosistemas forestales, con el consiguiente incremento de riesgo de daños por incendio, es la mayor amenaza para la seguridad de las poblaciones e infraestructuras económicas de muchas comarcas rurales.
– El turismo rural es en buena parte turismo forestal. Entre las motivaciones ligadas al territorio que citan los visitantes la principal es el contacto con la naturaleza (68% de los visitantes), a gran distancia de la segunda, que son las experiencias enogastronómicas (20%). http://www.escapadarural.com/observatorio/motivaciones-para-hacer-turismo-rural/
– Los pastos forestales son imprescindibles para la supervivencia de las explotaciones ganaderas extensivas.
– Productos forestales como leñas, setas, caza, pastos o frutos silvestres son básicos para la economía doméstica de la población rural y de las entidades locales.
– Los trabajos forestales son exhaustivos en mano de obra, de forma que hasta el 90% del gasto en trabajos de limpieza de montes se traduce directamente en jornales, y por tanto en empleo rural y en fijación de población.

Por todo ello el recorte de un 27% en el presupuesto del PDR destinado a limpiezas de montes y otros trabajos forestales sería un grave error que debe ser rectificado.